Asociación de Danzas

+ La asociación

Comienza su andadura, para que tanto los nuevos danzantes, como los que lo han hecho en años anteriores, así como todos los quiterios y quiterias que quieran acompañarnos lo puedan hacer.

Nacemos con un fiel objetivo, mantener todas nuestras tradiciones, que con tanto cariño y entusiasmo nos han trasmitido nuestros mayores de padres a hijos, nuestra obligación, es que no se pierdan y sigan adelante con la alegría y el entusiasmo que con tanto cariño le ofrecemos a nuestra querida Santa.

La Asociación figura inscrita con fecha 04/12/2017 en el Registro único de Asociaciones de Castilla–La Mancha, Sección Primera, bajo el nombre DANZAS DE SANTA QUITERIA.

La junta directiva la integran las siguientes personas:

Presidente: Ana Belén Sanz Fernández
Secretario: María Isabel Quintero Álvarez
Tesorero: Verónica Pastor Cézar
Vocales: Eva Fernández Bódalo
Raquel Fernández Cézar
Silvia Molina Pérez
Araceli Cobo Zamarra
Mª Ángeles Hernánsaiz Serrano
Mª Carmen Muñoz Cardeña
Mamen Fernández Rodríguez

Todos estáis invitados a formar parte de esta asociación, la cuota anual es de 5 €, para ello, nos lo podéis decir a cualquier miembro de la junta directiva o bien ingresar la cuota en la cuenta corriente IBAN ES54-3081-0710-7032-0743-8817 de Caja Rural de Castilla la Mancha de Huete, dejando reflejado vuestro nombre y apellidos.

+ Danzas de Santa Quiteria

Origen

Por todo nuestro país se suceden ejemplos de manifestaciones, dancístico-religiosas cuyo origen se encuentra en ancestrales ritos romanos en honor de la Diosa Cibeles, en los cuales sacerdotes consagrados a esta diosa ejecutaban danzas de carácter violento y frenético, ataviados con prendas femeninas. Estos rituales se adaptaron a la religión cristiana acomodándose al ritmo de la vida agrícola.

Los nuevos cristianos que querían honrar a Dios y a los Santos recurrían a lo que sabían hacer: bailar con raros atuendos, hogueras, etc … todos ellos actos de carácter social-tradicional que se superponían a los ritos de la nueva fe impuesta.

En Europa, antes de 1.300 la danza estuvo supervisada por un rígido control del clero. La iglesia católica se oponía a la danza procesional dentro de las iglesias (al contrario de judíos y ortodoxos) y a danzas lúdicas fuera de los templos por ver en ellas atisbos de formas paganas. Pero en España, el interés por el baile fue más fuerte y no se suprimieron, más bien al contrario proliferaron.

Reminiscencias paganas encontramos en las danzas de cintas y palos. En las primeras se encuentran referencias al ídolo totémico al que se rinde adoración en toda sociedad tribal asociadas a ancestrales danzas agrícolas de fecundidad. En las segundas, se representan por medio del ruido y el golpe, del movimiento, las luchas entre el bien y el mal.

Por la prohibición, antes referida, de la iglesia, todas estas danzas son danzas de calle, de espacio abierto y casi a menudo de procesión delante de la imagen sagrada a la que se honra. En todas los “danzantes” de nuestra geografía llama la atención el vestuario común a casi todos ellos; esta indumentaria no puede catalogarse de típica o regional sino de “religiosa”. Predomina el color blanco como asociado a lo limpio, lo puro, lo divino … y llama la atención el que los hombres (no hay que olvidar que la incorporación de la mujer a estas manifestaciones es muy reciente, posiblemente durante la guerra civil) vistan faldas, enaguas, cintas, gorros con flores, aditamentos en suma femeninos en los que sintetiza lo masculino y lo femenino, lo asexuado (¿ángeles?), lo cercano a Dios.

El acompañamiento musical fue de percusión, predominando por amplio espacio de tiempo el tamboril y la dulzaina, instrumento musical de tubo cónico y lengüeta doble. En muchos lugares se han sustituido por clarinetes, oboes y por música de cuerda (laúd. Guitarra, etc)

Desde el punto de vista etnológico son muy interesantes las danzas conservadas en la Rioja, Valencia (Corpus) y Algemesí (Moixaranga), baja Navarra, Segovia, Valladolid, Sur de Badajoz, Norte de Huelva, Tenerife y algunas zonas pirenaicas de Cataluña. En Castilla-La Mancha destacan los Danzantes de Majaelrayo y Valverde de los Arroyos (Guadalajara), Villacañas, Méntrida y Camuñas (Toledo), Porzuna (Ciudad Real) e Iniesta y El Hito (Cuenca).

Danzas antiquísimas, raíces de un pueblo, símbolos de identidad pero con un nexo común, inherente a todo grupo y cultura.

(de Juan Carlos Tárraga Gallardo. Año 1999)

Danzantes01

Antiguo danzantes posando con el gorro típico

Danzantes02

Grupo de danzantes antiguo

Danzantes03

Danzantes jóvenes con el cuadro de Santa Quiteria

Danzantes04

Grupo de danzantes 1980

Danzantes05

Representación del barrio en el I Encuentro Comarcal de grupos de danza en Villalba del Rey

Vestuario

Las chicas van ataviadas con falda larga negra con cintas rojas en el extremo y encima de ésta un mandil negro, pololos blancos anudados con cinta roja y enaguas, camisa blanca, corpiño y mantón o pañoleta de color rojo.

En cambio, los chicos llevan una camisa blanca y pañoleta de color negro con el pico atrás sobre los hombros, fajín rojo a la cintura con el nudo a la derecha, pantalón negro ceñido por debajo de las rodillas y anudado con dos cintas, medias y alpargatas de esparto blancas.

1er Movimiento: La Cruz

Al son de la gaita y el tamboril, los danzantes tocan las castañuelas y comienzan bailando en dos filas de cuatro, para posteriormente formar una circunferencia en la cual van dando vueltas respetando la misma. A medida que van sucediendo cada vuelta, se van quedando un danzante en el centro de la misma, hasta que vayan formando LA CRUZ. Una vez formada se deshace volviendo a la formación inicial.

Cruz01

Haciendo La Cruz, perspectiva desde el campanario de la ermita de San Gil

Dulzaineros01

Dulzaineros del Río Mayor, siempre presentes en nuestras danzas

2do Movimiento: El paloteo

La danza del paloteo es una danza religiosa, con reminiscencias guerreras. Surgieron como evolución de las danzas de espadas.

Se cree que los antiguos guerreros festejaban sus victorias danzando y chocando sus armas y escudos entre sí, dando gracias a sus divinidades por el triunfo.

La coreografía avanza, a la vez que se entrechocan los dos palos que llevan los danzantes. El paloteo está dividido en cuatro partes.

Esta danza está acompañada de una letra que va cantada por los mismos danzantes. El verdadero texto de la canción varía según el grupo de danzantes de cada año teniendo cada uno una versión diferente siendo así muy difícil saber el texto original a ciencia cierta. Este es un ejemplo del mismo:


-Tres, tres, tres árboles donde se lavan sus blancos pies,
tres arbolitos tres, donde el agua se derrama,
donde Catalina y Juana se lavan sus blancos pies.
Tres, tres, tres árboles donde se lavan sus blancos pies.

-Te has de menear Mariquita de meneses te has de menear si no me das la moza
si no me das la moza porque no la trato bien juro de tal, juro de cual
si no me la das por bien, me la has de dar por mal,
Te has de menear Mariquita de meneses te has de menear si no me das la moza .

-Piedras al rio, piedras al agua si el señor cura me convidara,
si el cura me convidara a magrillas de tocino,
yo le convidara a él a sacar piedras del río.
Piedras al rio piedras al agua si el señor cura me convidara.

-Juntémonos todos de aquí para allí y echemos a suertes el maravedí,
la iglesia de Navahermosa, no la pueden levantar,
porque no tienen dinero ni el cura ni el sacristán,
Juntémonos todos de aquí para allí y echemos a suertes el maravedí.

Paloteo01

Danzando ante La Santa

Paloteo02

Antiguamente las chicas llevaban pañuelo

Paloteo03

Ejecutando un movimiento

3er Movimiento: Vestir al palo

Al compás de la música los danzantes forman una circunferencia, y en el centro de la circunferencia se ubica un mástil con ocho cintas de colores. Primero las chicas cogen sus cintas y cuando éstas se hayan retirado, van los chicos. Cuando todos los danzantes tienen su cinta, y comienzan a dar vueltas. Al avanzar, cada uno debe pasar por abajo de la cinta del otro, e inmediatamente después dejar pasar al que quiere avanzar en sentido contrario por abajo de la cinta que se acarrea. Debido a ese vaivén, en el mástil se va tejiendo una especie de hilado, que luego se tiene que deshacer a la inversa.

Cintas01

Bailando las cintas en La Chopera

Cintas02

Bailando las cintas en la explanada de la erminta de San Gil

Cintas03

Desvistiendo el palo

+ Representación de Loas

La loa es un subgénero del teatro breve. Más tarde, debido a la influencia del entremés, su estructura se hace más compleja, gracias al diálogo (loa entremesada), la polimetría, la música y la vestimenta. Su función también evolucionará y se empleará frecuentemente para preparar los ánimos de los oyentes de la obra teatral y la reciban con buenos ojos o para explicar algunas cosas intrincadas que pudiera tener de difícil comprensión.

Las loas que conserva y representa el barrio de San Gil son de tipo religioso y tienen como centro la alabanza de su patrona, Santa Quiteria. Estas composiciones, han ido transformándose a lo largo del tiempo, desapareciendo unas y apareciendo otras nuevas que se adaptaban en cada caso al momento en que fueron escritas.

Aldeanas

Aldeanas01

Grupo de Las Aldeanas 1979

Aldeanas02

Antiguo grupo de Las Aldeanas

Aldeanas03

Componentes de Las Aldeanas 1982

Aldeanas04

Grupo de Las Aldeanas 2006

Aldeanas05

Componentes de Las Aldeanas 2018 en La Chopera

Lilas

La lila, por el color de la indumentaria de los que danzan o representan el baile.

Son todos marineros, el capitán del navio, que dirige la representación, es “el Portugués”. Durante los parlamentos o la danza, ofrecen a la Santa presentes en acción de gracias por haberles librado de una supuesta tormenta en alta mar.

Lilas01

Bailando La Lila. Mediados de los años 70

Lilas02

En un momento de la danza

Lilas05

Grupo de Las Lilas en los años 80

Lilas04

Componentes de Las Lilas y danzantes durante la procesión

Lilas03

Grupo de Las Lilas 2018 durante la procesión

Los comentarios están cerrados.