Celebración de San Antón

Reseña biográfica

San Antonio o Antón Abad nació y murió en Egipto, y vivió desde el año 251 hasta el 356. Fue un monje cristiano fundador del movimiento eremítico. El relato de su vida, transmitido principalmente por la obra de San Atanasio, presenta la figura de un hombre que crece en santidad y lo convierte en modelo de cristianos. Tiene elementos históricos y otros de carácter legendario; se sabe que abandonó sus bienes para llevar una existencia de ermitaño y que atendía varias comunidades monacales en Egipto, permaneciendo eremita. Se dice que alcanzó los 105 años de edad.

* Imágenes y culto

Es venerado por la iglesia católica, la iglesia ortodoxa y las antiguas iglesias orientales.


San Antonio Abad, obra de Zurbarán

Icono de San Antón


Imagen de San Antón, barrio de San Gil

Se celebra el 17 de enero, día en el que tuvo lugar su fallecimiento en el año 356.
Todas las imágenes de este santo llevan diversos atributos: vestiduras de monje (tanto de tradición occidental como oriental), acompañado por un cerdo que representa las tentaciones que sufría. Esta imagen es más bien occidental, ya que el cerdo significa la tentación de comer carne (gula) más en occidente que en oriente.

* Fiesta de San Antón en el Barrio de San Gil

En el Barrio de San Gil se le considera protector de los animales y por eso se celebra. En el pasado, como todas las fiestas de los patrones, se celebraba en su día, pero actualmente se celebra el fin de semana más próximo al día 17 de enero. Se celebra no solo en nuestro barrio, sino a lo largo y ancho de España, y también en Andorra. En todos los sitios hay una hoguera como parte de esa celebración, que se echa el día del santo o el día anterior. Alrededor se asan productos derivados del cerdo, en general, como panceta, chorizos, morcillas, etc.
En nuestro barrio la tradición incluye también la hoguera, el gorrino de San Antón y una subasta. A mediados del s.XX, los devotos de San Antón, llamados sanantoneros, soltaban un cerdo por el barrio, y la gente lo iba alimentando durante varios meses. Cuando se hacía de noche, se guarecía en la casa que lo recogía; a la mañana siguiente lo volvían a soltar y seguía recorriendo el barrio. Cuando llegaba el día de San Antón, se rifaba el gorrino y el agraciado con el premio hacía matanza con él.
De esa época, mediados del s. XX, es también la foto siguiente, que muestra la subasta realizada en la calle, al no disponer la ermita y aledaños de una nave como la actual.


La tradición del gorrino de San Antón no se mantiene actualmente, pero continua realizándose la subasta o “ramo” en el que se subastan productos que los quiterios regalan y por los que luego pujan, y repartiéndose cañamones y garbanzos tostados a los sanantoneros.


2010. Ricardo Guijarro y Javier Cuesta subastando el ramo

Quiterias abonando un lote

Típico de esta fiesta es también la realización de los panecillos y las garabatas que son preparados por las mujeres del barrio en el horno de la localidad. El sacerdote los bendice después y se venden los panecillos. Las garabatas forman parte de los lotes que se subastan, y son apreciadas por todos los que pujan por ellos.


Para realizar la subasta los productos donados se distribuyen en lotes, y cada lote lleva una garabata. Junto a los panecillos, es el producto estrella de esta fiesta. Y claro, una se le ofrece a San Antón.


San Antón con una garabata a sus pies, 2010


Productos para preparar los lotes

En los últimos años se han añadido algunos otros actos a la fiesta, como la comida compuesta por gachas y a la que suben todos los quiterios que quieren compartir ese día. También se ha dado mucha vistosidad a la bendición de animales. Aquí hay una muestra de las personas que estuvieron en esa comida del año 2010.

Y aquí una muestra de las que subieron a bendecir a sus animales.

Todos los actos que tienen lugar en ese día y la hora a la que tienen lugar pueden verse en este programa-cartel del año 2012:


Al igual que Santa Quiteria, San Antón tiene mayordomos. Son sus mayordomos o sanantoneros los que se encargan de organizar los actos a lo largo de este día. Durante la subasta se abonan también las mayordomías o cuotas que todos los mayordomos pagan anualmente, y que asciende a dos euros.
Otras curiosidades sobre San Antón son los dichos que en Huete se oyen sobre él, y entre ellos quizá el más popular sería el que mostramos a continuación:

San Antón era un francés
que de Francia a España vino
y lo que tiene a los pies
es un hermoso gorrino.

¡¡Os esperamos a todos!!